Las 7 revelaciones más jugosas de Unqualified, las memorias de Anna Faris

Anna Faris, Unqualified

Dutton


La actriz se olvidó de los filtros y lo contó todo ¡Todo!

En sus memorias tituladas UnqualifiedAnna Faris escribe sobre sus “relaciones, tanto desastrosas como entrañables”, y comparte historias de su juventud en Edmonds, Washington, y su vida en Hollywood. Anna no se guarda nada mientras revela historias sobre sus ex esposos Ben Indra y Chris Pratt, y también incluye fotos completamente embarazosas nunca antes vistas.

Ahora mira las 7 revelaciones más jugosas de su esperado libro.

1. Sobre cómo perdió su virginidad

Anna perdió la virginidad a los 17 años, apenas un año después de “emborracharse” y recibir su primer beso durante una fiesta en un hotel. En ese entonces, ella aún estaba en la secundaria y salía con Chad Burke, un estudiante mayor de la Universidad de Washington. “Estábamos en la casa de la fraternidad, sumergidos en nuestra jugosa jungla de vasos rojos, y de pronto Chad tomó mis manos, me miró a los ojos, y dijo, ‘Anna, quiero que pierdas tu virginidad conmigo’”, recuerda la estrella. Anna también quería, pero deseaba esperar hasta cumplir los 17. “No sé por qué esa edad era importante para mi, pero mi cumpleaños era 10 días después, así que imaginé que no tendríamos que esperar demasiado”. Pero, unos días antes de su cumpleaños, su vagina “comenzó a sangrar debido a una hemorragia” y perdió casi el 50% de su sangre en tres días. “Tenía un quiste en mi ovario derecho, del tipo que es particularmente asqueroso con pelos y dientes”. Después de una semana de hospitalización, ella necesitaba sanar. Así que, en enero, ella le dijo que quería perder su virginidad en el almuerzo. “Y así lo hicimos. Y fue horrible”.

“Reprobé. Definitivamente no acabé, pero nadie acaba en su primera vez. En ese punto de mi vida, nunca me había masturbado. Ni siquiera había explorado, así que no pude ofrecerle ayuda a Chad para excitarme. Pero realmente no lo estaba haciendo por el placer sexual”, recuerda. “Simplemente estaba enamorada de este chico, y en ese momento pensaba que si iba a quedarme con un hombre tenía que darle mi vagina durante la hora del almuerzo en la casa de sus padres”. Anna necesitó “muchos más años de sexo” para sentirse cómoda y segura. “De no haber sido por mi enorme inseguridad sobre mi cuerpo, probablemente hubiese sido increíblemente promiscua. Estaba totalmente intoxicada con la idea de ser un ser sexual, y quería que los hombres me quisieran. Pero también estaba completamente avergonzada de mi cuerpo, especialmente de mis senos (o la falta de ellos), e insegura de mis habilidades como amante”.

Anna agrega que ella ha dormido con cinco hombres en total, y se casó con dos de ellos.

E! NEWS > Anna Faris explica cuál es su estatus actual con Chris Pratt.

2. Sobre casarse dos veces

Anna cree en el matrimonio, pero al contrario de otras mujeres, la actriz de 40 años no ha pasado la vida entera planeando su gran día. “No es solo por el alboroto. Los rituales modernos de las bodas, la gran propuesta sorpresa, la fiesta de la boda, el show de todo, eso me incomoda. Lo sé. Soy una aguafiestas. Pero muchas mujeres cuestionan esos viejos rituales, ¿verdad? ¿Cómo no hacerlo? Ambos, Ben y Chris, le preguntaron a mi padre si estaba bien que me propusieran matrimonio, y en ambos casos mi padre dijo que si bien era muy considerado que le preguntaran, era ‘innecesario porque es completamente la decisión de mi hija’”, dice la actriz. “Pensé que fue muy cool de su parte”.

Anna, quien conoció a Ben en el set de Lovers Lane en 1999, reveló que él le propuso matrimonio mientras iban en camino a almorzar con su amigo Alex, quien estaba en la ciudad. “Entramos a una tienda de relojes antiguos que también tenía mucha joyería. Ben vio los anillos de compromiso y dijo, ‘¿Cuál te gusta?’” Anna respondió que ella simplemente “quería comer comida mexicana”, pero él le dijo que le diera otro vistazo a la vitrina. “Yo señalé un anillo vintage con un look victoriano y dije, ‘No lo sé. Este se ve genial’”, escribió. Ben lo compró y se puso en una rodilla. “Creo que mis palabras exactas fueron, ‘No, no, no, no. Así no es cómo debe suceder’. Alex estaba ahí, e íbamos camino a comer burritos. Ni siquiera sabía si quería casarme con Ben, pero definitivamente no me quería comprometer en ese momento con Alex y la joyería de relojes”.

Ben le propuso matrimonio una segunda vez, unos seis o siete meses después. Los actores compartieron una cena y bebidas en el Mondrian Hotel, y Ben sugirió que buscaran una habitación y pasaran la noche ahí, lo que Anna no sabía es que él había cubierto la cama con pétalos de rosas. “Cuando subimos él se arrodilló sobre una rodilla y dijo las cosas más lindas que puedas imaginar para una propuesta de matrimonio. Ahí fue cuando dije sí”, contó. “Recuerdo haber pensado en ese momento que no le quería decir a mis padres”.

“En retrospectiva”, admite Anna. “Debí examinar eso más”.

Las cosas fueron diferentes con Chris. En 2009, ellos viajaron a Bali para la boda de un amigo. Chris ya le había pedido a Anna que se casara con él, y después de saber que había una “opción de boda” cuando reservaron la habitación, decidieron lanzarse al agua. “Fue una hermosa ceremonia que fue solo para nosotros dos. Ya le habíamos dicho a nuestros padres que probablemente íbamos a escaparnos, y les prometimos que tendríamos una fiesta en casa también”, escribe. “No tomó tres años hacer que sucediera, y tuvimos una gran celebración que terminó siendo la boda que estábamos intentando evitar, pero esta vez fue realmente increíble. Recibimos a 70 personas en una casa de campo en Washington. Mi papá ofició la ceremonia, y fue exactamente como lo quería”.

E! NEWS > Todo lo que sabemos sobre el romance de Anna Faris y Michael Barrett.

Anna Faris, Chris Pratt, Take Me Home Tonight

Relativity Media


3. Sobre divorciarse

Anna le pidió el divorcio a Ben en abril de 2007, citando diferencias irreconciliables. Hacia el final, ella se dio cuenta que se apresuró al casarse sin realmente conocerse mutuamente. “Sentí que estaba tachando algo de la lista”, dice. ‘Vivir juntos, listo. Matrimonio, listo’”.

Poco después de que Anna solicitó el divorcio, ella y Ben pasaron dos semanas explorando el campo en Inglaterra. “Fue genial, excepto que cada día buscábamos qué conversar”, escribe Anna. “Fue como si de pronto me diera cuenta, después de casi una década, que casi no teníamos nada en común”.

E! NEWS > Todo sobre la nueva vida de Chris Pratt y Anna Faris un mes después de su triste separación.

4. Sobre encontrar el amor de nuevo

Anna y Chris se conocieron en el set de la comedia de 2007 Take Me Home Tonight. “Cuando conocí a Chris por primera vez, lo más impresionante sobre él era que él sabía como ser feliz y sabía como sacar lo mejor de cada día”, escribe. Pero en aquel entonces, ella todavía estaba casada, lo que significaba que “técnicamente estaba fuera del mercado”. Después de que Ben la visitó en el set, Topher Grace la llevó hacia un lado y le preguntó, “Anna, ¿qué ca**jo estás haciendo con ese tipo?” De acuerdo a Anna, su audaz pregunta fue como “un maravilloso salpicón de agua en la cara”.

A pesar de que había sido amiga de Chris y lo ayudaba a conseguir mujeres, Anna no podía seguir negando que sus sentimientos por él eran más románticos que platónicos. “Necesitaba alguien que viniera y me enseñara algo diferente a la relación que conocía”, escribe. Aunque no estuvieron involucrados físicamente por un tiempo, “No podía negar que algo estaba sucediendo entre los dos… Yo estaba locamente enamorada, y eso me hizo sentir indefensa por un período de mi vida cuando quería sentirme poderosa y entender mi valor propio”. Así que, después de su conversación con Topher, ella habló con Ben por teléfono y le dijo que todo había terminado. “Pronto me encontré tocando la puerta de Chris y básicamente dije, ‘Hola. Estoy lista para que me co**s’”. Las cosas se movieron rápido entre los actores. “Creo que el verdadero problema fue que tan pronto como Chris y yo comenzamos a salir, yo me quería casar con él”, dice. Una vez las cosas comenzaron a ponerse sexuales, “Era candente y fuerte en una forma que nunca antes experimenté”.

Anna aún lamente la forma en la que terminó su primer matrimonio. “Seguro, puedo proclamar que no me co** a Chris antes de dejar a Ben, ¿pero qué hay que celebrar? Es no me convirtió en una heroína. Después de todo, yo quería hacerlo, desesperadamente. Y tenía sentimientos por él, obviamente, incluso si yo no era sincera conmigo misma al respecto”, admite Anna. “Así que si bien no engañé, no soy completamente inocente tampoco”.

Anna Faris, The House Bunny

Columbia Pictures


5. Sobre hacerse cirugías plásticas

Después de su primer divorcio, Anna fue contratada como una ex Playmate de Playboy en The House Bunny de 2008. Fue alrededor de ese momento que la actriz decidió ponerse inyecciones en los labios. Pero una amiga le advirtió que podría ser muy obvio que se había hecho algo. Anna asegura que su trabajo cosmético es un “error”, simplemente porque “no era la decisión correcta para mi”.

Sin embargo,Anna no se arrepiente de haberse puesto implantes de senos. Chris la apoyó cuando ella tomó la decisión de pasar por el quirófano, diciéndole, “Cariño, amo tu cuerpo sin importar lo que hagas”. Diez años después, Anna aún está “feliz” de haberse hecho esa cirugía. “Estoy feliz de haber esperado hasta que tuviera 30. Es una decisión personal y ciertamente no se lo recomendaría a nadie. Pero me molesta que las mujeres son muy criticadas por otras mujeres debido a este tipo de decisiones”, explicó la estrella de Mom. “No sé por qué somos tan rudas las unas con las otras por esto”.

E! NEWS > Anna Faris habla por primera vez desde que anunció su separación de Chris Pratt.

6. Sobre convertirse en un blanco de los tabloides

Antes de anunciar su separación durante el verano de este 2017, ellos trabajaron duro para mantener la imagen de perfección. “Hace un tiempo, Chris me preguntó si sentía presión por estar en una relación de alto perfil y yo le dije que así era. Que él me hiciera esa pregunta me hizo pensar que probablemente él también se sentía así”, escribió la actriz. “Pensamos que una buena ofensiva era la mejor defensa. Así que en lugar de ser una pareja que nunca habla públicamente sobre su relación, publicamos fotos tontas. Tratamos de dejar que la gente entre a nuestras vidas hasta cierto grado”.

Todo “cambió” después de que Chris filmó Passenger, de 2016, con Jennifer Lawrence. “Incluso antes de que se conocieran en persona, mi publicista, de la nada, me llevó a un lado, ‘Escucha Anna, habrán paparazzi encima de ellos. Habrán fotos de ellos riéndose juntos camino al set. Habrán historias circulando y tienes que prepararte para esto”, recuerda. En ese momento, “No pensé que me molestara. Pero luego, cuando en efecto comenzó y las revistas comenzaron a circular rumores, fue totalmente doloroso”. Anna habló de sus sentimientos en varias entrevistas y en su podcats, pero aún así los rumores siguieron. “Jennifer y yo somos bastante amigables, y ella se disculpó aunque no tenía que hacerlo porque no hizo nada malo. Ella es increíble, pero por supuesto que es doloroso y también bochornoso cuando alguien está diciendo que tu esposo te está engañando, incluso si es mentira”.

Anna Faris, Jack Pratt, Hollywood Walk of Fame

Capture Pix/REX/Shutterstock


7. Sobre convertirse en madre

Anna y Chris intentaron concebir un hijo durante años, y la actriz salió embarazada a los 35. Su hijo, Jack Pratt, llegó prematuramente a las 30 semanas y 1 día. Él fue llevado a la sala de cuidados intensivos, donde estuvo por un mes. En el cuarto día, el doctor se sentó con los padres primerizos y dijo que Jack tenía un sangrado severo en el cerebro y que existía la posibilidad de que desarrollara una discapacidad. “Chris y yo hicimos lo que pudimos, que fue tomarnos de las manos y esperar y enfrentarlo juntos”.

“Me sentí increíblemente cerca de Chris en esos momentos”, escribe la actriz. “Todo fue tan inesperado y sabíamos que podríamos criar a un niño que fuera completamente diferente a los que imaginamos, y me siento tan afortunada de tener a un compañero que fuese capaz de alanzarse sobre esa situación conmigo”. Hoy, su hijo está “lleno de maravillas y travesuras”. Jack “tiene un par de problemas físicos, sus piernas tienen un tono alto y regularmente aparecen cosas, así que él camina mucho con la punta de sus pies. Él usa lentes y un parche en un ojo durante 20 minutos al día para fortalecer su visión. Pero dado que esos son sus mayores retos, nos sentimos extremadamente afortunados”.

5623818586001

E! Online Latinoamerica | Mexico